Entradas

Mostrando entradas de 2012

Negrura y el Fin de Año

No encuentro mejor manera de cerrar un tan prolífico y excelente año que subir este poema que creía irremediablemente perdido. La importancia de este pensamiento es que es producto, de hace muchos años, de un Cadáver exquisito realizado con mi gente de 'La Sala' (they know who they are). En ese momento el poema resultó ser un éxito, por lo que me angustió el tenerlo perdido tantos años. Hoy, en el último día del 2012 dedico esta entrada a mi gente, los que me han formado y deformado también. Sin el contacto con ellos hoy sería otro.
El próximo año espera paciente con un montón de premios, regalos, deseos y también con la cuenta que ello genera, pero sin lugar a dudas el siguiente se vislumbra como el mejor año, cuando menos hasta que el 2014 llegue ofreciendo una cornucopia más abundante. Gracias miles a quiénes con sus discretos recorridos por mi blog me motivan a ser parloteando, enriquecen el eco de mis palabras tercas. (:
¡El Año Viejo ha muerto! ¡Viva el Año Nuevo!:

No e…

El fuego de la noche

"Tus ojos eran piedras encendidas"  Esa madrugada -  La Barranca Jugar con fuego es una cosa. Pero jugar dos personas a intercambiar el fuego con rápidos movimientos, tretas y pretendiendo que el otro trastabille y pierda el control es buscar que ese fuego perdido los consuma a ambos. Y de hecho, parece que a veces ese es el objetivo: cometer un error, encontrar con la punta del pie la loza suelta del piso, caer en el fuego y jalar al otro consigo. Estos juegos casi autodestructivos son en realidad el soporte que da origen a muchos de los grandes y memorables momentos de la vida. Poner el cuello en el filo del acero por diversión puede darte más vida de lo que cien vueltas al sol te permitirían acumular (o gastar). Así como algún graznido aterrado puede indicar que al bosque se aproxima un incendio devorador, la vida nos da avisos en ocasiones nada sutiles sobre los cambios que se avecinan. Y a veces el Juego Ígneo es el que vaticina o detona las calamidades (nótese que con c…

'La Resistencia' de Ernesto Sabato

Recién me regaló una persona importantísima en mi vida el libro de 'La Resistencia' del inigualable e inalcanzable Ernesto Sabato, uno de mis SERES favoritos. Pese a que, claro, no tuve el honor de conocerle físicamente. Esto no importa en realidad ya que le conozco a través de sus libros, y es el único que ha llegado a conmoverme en serio, hasta la médula. Acabo de terminar el libro, y siento que existe tanta sabiduría y advertencia real en él que creo que sacaré de él varios extractos para ponerlos en este espacio y que lleguen a un poco más de gente. Incluso si se trata de una cita de medio renglón, puede cambiar su visión de las cosas. Por ahora, de entre todas las cosas que quise anotar, transcribir, extraer mientras leía, atiné a guardar ésta debido a que es de las más extensas y siento que resume bien esta parte del libro que esta dividido en 5 cartas que el Maestro argentino dirige a sus lectores. En el libro, Sabato advierte sobre el vértigo de la vida de hoy, el vac…

Prejaque

"...reach the dizzy heights of our dreamed of world"  High Hopes - Pink Floyd
De plano como en una partida de ajedrez gigante. A veces para mi el mundo es así: un montón de caminos que se abren a partir y frente a uno. Algunos son trincheras, otros son líneas donde se concentra el fuego cruzado. La mayoría lo llevan a uno a donde quiera, si es que sabe a dónde quiere ir. Sin embargo, la mayoría, como en el ajedrez, requieren un costo, a veces no sólo de tiempo o espacio...a veces la moneda de cambio es el sacrificio. Los pasos que uno deja se convierten en caminos nulos (o así deberían ser) porque si bien en el ajedrez se puede uno echar para atrás en 'retirada estratégica', en el diario cotidiano generalmente la casilla que uno acaba de dejar se convierte en lava, como solía jugar cuando niño. De ahí que uno puede quedar atrapado, ser herido y hasta perderse si no sale de esa casilla del pasado, marcada con una luz roja. Incluso en ocasiones dicha luz va avanzando; p…
Nunca tantas ganas de cometer un error

22/12/2012

Imagen
Sobrevivimos a un verdadero cataclismo: La nada. Así es. Transcurrió el 21 de Diciembre de 'pe' a 'pa', como decimos aquí...y nada. Yo, en lo personal, acepto que esperaba ser testigo de algún evento cataclísmico inconmensurable y espectacular. Incluso duré un rato mirando por la ventana, "en cualquier momento se partirá el cielo, se llenará de fuego, el piso rugirá y se abrirán sus fauces infinitas y sin fondo". Nah. Sin embargo, esto no era más que las ganas de ver destrucción y ruinas. Sinceramente. En el fondo sabía que nada de este tipo de cosas sucederían. Pero nos gusta la terquedad y no la resignación. Eso es bueno, en parte, supongo. Simplemente debemos reconocer que no hay que achacarle a una civilización antigua el advenimiento del acabóse. Además se dijo desde le principio: se trata del fin de una era (espacial, tal vez una configuración celeste de que eramos parte) para dar inicio a otra. Esto jamás ocurre de un día al otro, quién sabe y la semi…

Revelación

Se trató de una revelación compartida. Aunque me pregunto si se sigue llamando revelación cuando ambos dialogantes ya sabían lo que se decían y nada más se hacían tontos. ¿Será? Los secretos a voces, a veces ensordecen. Y definitivamente, los que se comparten pueden volverse como tumultos rampantes en las cabezas cómplices. Sobre todo si es la misma historia la que se cuentan, con los mismos personajes: ellos mismos. Algunas pobres personas sordomudas necesitamos que nos comuniquen los deseos ajenos con letreros y dibujos, porque, como bien sabemos, eso del diálogo nos queda medio velado por las brumas de las miradas (y oídos) ajenos. ¿Puede decirse, repito, que uno le revela a otro algo que éste ya sabía? ¿Y puede aquel decir que devuelve el gesto de complicidad con el primero, siendo que también ya conocía el supuesto secreto? Rara vez vemos revelados así nuestros tesoros y nuestra mugre. Es por eso que se vuelve una verdadera catarsis el compartirlos. ¡Ahora imaginen el gozo e inc…

Tras la caída

"Al principio o al final, la angustia es la pérdida de la verdadera identidad" - Ignacio Solares 
Me quitan las ganas de tener ganas.
Me quitan hasta el respirar y el ansia se aprisiona en las arterias.
Me han quitado hasta el barro del agua y la sal del sudor.
No sé qué pueda quedarme de vestigio grato en este páramo non grato.

¡Nada como leer sobre la muerte para recordar desde lejos la vida!

100% idiotizante

Imagen

Worm drink

La bebida del gusano vive. La bebida. El gusano obviamente hace rato que no. Y el sutil abrazo del calor repentino despierta los fantasmas propios y los que viven clavados en el suelo, en la carretera.
¡Ahí quédate y no te levantes, perra!
Me digo a mí mismo, y como buen hijo de la chingada me ignoro, me levanto y tomo otro vaso lleno del elixir.
La curandera, joven blanca de pechos shamánicos (curativos, pues), me levanta de los cabellos (los suyos, los cuales sigo por su aroma como pez idiotizado por la carnada) y no sólo me dejo llevar...salto en el bote de la pescadora sonriente.
La arena negra sobre la que nos exorcizamos mutuamente es suave, redonda (como ella) y brilla con el fulgor del fuego vecino (no brilla tanto como la piel de ella).
Y finalmente, mente vacía, aire extirpado, conciencia tranquila y vaga, me acerca por sorpresa otro vaso del medicamento, pero esta vez el gusano nada alocado y viéndome con mirada retadora.

¿Será?

Escucho música furiosa. Pego baquetazos al aire y lo hago retumbar en mi cabeza. Mi ser lleno de endorfinas y demás drogas aún legales y de producción autosustentable en el cerebro. Y recuerdo (y siento todavía los halos) del placer intenso de hace horas, antes de correr media ciudad, sin aliento pero con una fuerza que me asustó.
Me veo mientras yacía en el bosque, jadeando extenuado, y cómo la visión de mi propio futuro vino a mi casi como si lo pidiera y a la vez se lo impidiera (¡oh, sí!). Me vi recostado igual, rodeado de otra piel y consumido por un fuego igual de intenso pero distinto.  Pero sobre todo: A varios miles de kilómetros de aquí.

Nicanor Parra

Imagen
Cut me like one of your french fries

Nocturno - Xavier Villaurrutia

Todo lo que la noche
dibuja con su mano
de sombra:
el placer que revela,
el vicio que desnuda.

Todo lo que la sombra
hace oír con el duro
golpe de su silencio:
las voces imprevistas
que a intervalos enciende,
el grito de la sangre,
el rumor de unos pasos
perdidos.

Todo lo que el silencio
hace huir de las cosas:
el vaho del deseo,
el sudor de la tierra,
la fragancia sin nombre
de la piel.

Todo lo que el deseo
unta en mis labios:
la dulzura soñada
de un contacto,
el sabido sabor
de la saliva.

Y todo lo que el sueño
hace palpable:
la boca de una herida,
la forma de una entraña,
la fiebre de una mano
que se atreve.

¡Todo!
circula en cada rama
del árbol de mis venas,
acaricia mis muslos,
inunda mis oídos,
vive en mis ojos muertos,
muere en mis labios duros.

Fiasco

Recién sentí la motivación llegar y me dispuse a volcar mi costalito en el paupérrimo blog.
Pero mi internet es tan tan lento que ya murieron de viejas mis ganas de escribir algo.
Sólo recuerdo que era sobre la inanición del alma, la caída del espíritu en la espiral del sinsentido vital y la ausencia total de ganas de hacer lo que debo.
¡Salud!

Feliz en el termitero

Creo que un día haré mi propio 'Informe sobre ciegos' y me recluiré en una madriguera para que no olfatee nadie mis pasos.

Desde eso de lo que no les puedo hablar

I Am Jack's Raging Bile Duct
I Am Jack's Cold Sweat
I Am Jack's Complete Lack of Surprise
I Am Jack's Inflamed Sense of Rejection
I Am Jack's Smirking Revenge
I Am Jack's Broken Heart

En el jardín sí que se bifurcan los senderos

Imagen
Si uno va a morir irremediablemente...¿daría lo mismo acelerar el proceso de una vez?
En el caso del suicidio, yo digo que no.
Pero si algún evento determinado en la vida y que es de sobra conocido por uno que ocurrirá (sin temor a equivocarse)...y más si involucra el bienestar momentáneo de otra persona: ¿valdría la pena acelerar el proceso? ¿evitar el escarbar bajo las uñas y acabar de plomazo con la luz y la ansiedad?
5 minutos perdidos ó 50 meses con sus lunas. ¿Habrá algún remedio casero, alguna pomada de sal y ajolote molido que cure las heridas que aún no se inflingen y sin embargo ya duelen?
Es como saber que están por sacarte un susto cargado, sentir que te tensas y te preparas para el guamazo...Y ¡bam! aún así brincas, se te va el aire y rechinas los dientes luego del grito invertido que te tragas.
No sé si, como en defensa personal, para escaparse de un knock out seguro lo mejor es correr hacia el puño del atacante, en vez de alejarse y protegerse.

Fotografía propiedad de M…

De noche por la mañana

Amanece Las luces del horizonte se desmayan  en vez de despertar, al igual que tú.
La madrugada nos ofrece
un refugio temporal bajo su lengua
sus colmillos como cerca blanca
su paladar suave como resbalosa cama

No había visto yo cómo los bordes de las cosas ceden cómo los planos se pliegan y las distancias se acortan
Creí escuchar que se te cerraba la boca
Creí escucharte decir una plegaria
Creí entenderte que pedías una pausa
Creí que creías que siempre te había creido
En cada desembarco  se queda un poco de uno
por ahí diseminado  como ancla de la mente en cada podrido muelle

A lo mejor otra parte de otra mujer blanca

La graficidad de  sus contornos (así debía haber sido) La suave curva como el desliz de una serpiente, o una sábana, o una lengua sobre la piel... ...bífida. El ansia maldita que te traga El saberse esperando y odiarse por ello pero luego resignarse. Es hacer crujir los dientes Es necesario quemarso por dentro pero no dejar salir el humo como máquina de vapor Atragantarse Oxidarse Con el exceso de deseo que uno mismo produce a sabiendas (de su alta toxicidad). Las nalgas como calderas donde se funde el carbón y el acero Revísteme de ti...deja que entre Sácame el brillo, el filo, la pólvora.

Pechos de mujer blanca

La graficidad de sus trazos
Las curvas de sus bordes: la matemática natural
La tensión de sus tejidos
La resistencia a la acción de fuerzas extrañas
La tendencia a regresar a la dulce redondez
La mirada ciega, los ojos ocultos, su presencia ausente que llena el barranco de misterio

"Los cuerpos esféricos tienden a la perfección".
La tripofilia que se inventa ante la piel erizada, la piel de tacto que se saborea con sólo verla. El calor de la piel que se huele con solo oirla respirar. La sinestesia de todo este asunto, el enaltecer los cambios de uso, de cambiar las partes, de desconstrucción-apropiación-explotación-adoración. Los pechos imperfectos pero magníficos de una mujer blanca.

Autofrenda

Soy del tipo que propicia. Aunque a veces propicie lo que no quiero, o lo que otros buscan. Siendo éste mi mes, EL MES, creo necesario escribir algo. El otoño lo amerita sin duda. ¿Qué escribir? Ese es el verdadero problema...de problemas precisamente podría ser: de esos tengo muchos, de varios tipos. Caray, tengo hasta para compartírselos. Supongo que al tiempo y el seso no me dan para ingeniar palabras rimbombantes ni cuentos elaborados (para lo cual no creo ser bueno): Now that is a fact! Definitivamente no tengo materia energética o de voluntad para ello. El mejor ejemplo es que ni siquiera comienzo las tareas que debería adelantar aunque sea un poco en pos de mi futura integridad...me estoy dejando engullir por mi propia HUEVONADA. Necesito ponerme de pie de nuevo, pero nunca el cuerpo pesó tanto. Aunque más puntualmente tendría que decir que la cabeza me pesa. Desde aquel día del cisma en que la vacié casi por completo la he visto rellenarse poco a poco como papelera de computadora…

Esponja

De una vez, otra arcada punzante en el cuerpo me obliga a escribir algo más.
Reconozco mis aciertos y mis errores. Soy muy conciente de ello...solo que a veces no quisiera estarlo tanto. Estar conciente de las cosas no las resuelve, las empeora, las hace que se burlen de uno en su cara y lo abofeteen con sus risotadas.
Razonaba el otro día y me di cuenta que por mi forma de ser, (soy 9...otro día los llevo a nadar allá, niños) soy básicamente una esponja.
UNA JODIDA ESPONJA.
Y no hay problema generalmente. Pero como toda esponja y artículo de uso rudo, el material se desgasta, se satura y deja de cumplir su función: se echa a perder.
En pocas palabras. Soy un humano-esponja y como tal puedo recibir la basura, la porquería, la ira, la ignominia, los ataques, la indiferencia y demás agresiones y sobresaltos de manera "amortiguada". Nadie comprende que es el trabajo más castroso del mundo.
Tener que soportar las vejaciones ajenas y poner tu mejor cara siempre, no la otra mejill…

Desinflado

Casi literalmente cómo me siento...desinflado.
Escucho Pink Floyd, traumado sobre todo con High Hopes. Reconozco que los paisajes que describen, el camino y lo épico in crescendo de la canción me hacen tener escalofríos y, pese a todo, esperanza.
¿Esperanza en qué? Pues en que un día todas las espinas de mi camino se disolverán, o más fácil, un día me haré con unas botas impenetrables.
Pero mi ánimo anda más bien abajo. Me recuesto en la cama pero me hundo, como estar bajo el nivel del mar, la presión, las condiciones cambian a 100 metros dentro del colchón-cenote-sin agua-madriguera-tumba.
No más misticismo. Es un mal momento y como las cosas malas no saben caminar solas, llega en un momento en que todo parece revelarse, las cosas se quitan su máscara y me arañan jalándome en todas direcciones mientras preguntan: ¿Qué vas a hacer? ¿qué vas a hacer? ¿qué vas a hacer? ¿qué COÑO vas a hacer?

Again...

Hierba mala...sólo descansa en época de secas.
En mi caso depende del humor, la distancia y sí, también del clima y la lluvia.
Pese a las telarañas obvias que cuelgan aquí, mientras no vean el letrero de clausurado tengan por seguro que volveré, sí, con todo lo bíblico de la frase...¡volveré!

Manipulación areática

Hay un par de sombras que, desde que sale el sol y hasta tiempo después que se ahoga, no dejan de proyectarse en mi muro. Son innombrables. La menor alusión acarrearía gran desgracia sobre emisor y receptor del mensaje.
Y aquí yo complicándome la vida con rimbombante lenguaje de grandilocuencia innecesaria cuando lo que quiero decir es que un par de gritos, unas cachetadas, un manotazo gentil de ahogado falso, imitar a un guajolote, en fin, cantar la canción muda de los embriagados en sudor ajeno parece ser hoy día mi más grande necesidad.

Eat me!
Priorizar: Romper esta mugrosa capa gélida...el agua ya no es lo mismo. ¿Por qué no probar eso del aire? Respirar gas...debe ser rarísimo

MOVIMIENTO 132 y el INTENTO de REGRESO DEL PRI (PACO IGNACIO TAIBO II)

Imagen

El Bosque de La Primavera

Imagen
Un día decidimos ir a pasear al Bosque La Primavera, en Zapopan, Jalisco...o lo que queda de él. Indiscriminadamente se permiten las quemas de tierras aledañas a la reserva, mismas que casi por regla general se salen de control y terminan en dolor público (pulmonar y de conciencia), reproches, chivos expiatorios y nuevas lágrimas carbonizadas a lo poco. Aquí hago un pequeñísimo, mísero homenaje a tan noble ecosistema, recientemente reducido en parte a cenizas por intensos incendios. Este Señor está aquí desde antes que la mancha urbana y esperemos pueda sobrevivirla...Sin La Primavera, la ciudad se condenará a la asifixia, la sequía y el predominio del gris. Esperamos desde lo más profundo del estómago que este no se convierta pronto (¡jamás!) en un homenaje póstumo o documento histórico de lo que algún día fue tan señorial, noble y bello paisaje. ¡Cuídenlo, chingado!



















Radiofonías

Su interlocutor, o más bien el tipo cuyos soliloquios algunos gustar de escrudriñar (yo) tuvo la oportunidad de ladrar un par de textos de este botadero en una cabina de radio. El programa que sacó la rifa del tigre es Luvina Joven que se escucha a través de la señal de Radio UdG 104.3 fm. Su descripción en la págin de Radio UdG dice algo así:
Luvina, la revista literaria de la Universidad de Guadalajara, y Red U de G radio presentan: LUVINA JOVEN Poemas, cuentos, pensamientos, aventuras. En voz de los alumnos de las preparatorias de la Universidad de Guadalajara Estudiantes de la carrera de Letras, con el apoyo de Luvina, dan talleres de literatura en las preparatorias. Aquí las voces de los escritores jóvenes, sus pensamientos y su imaginación literaria. Una estación auditiva más de Luvina, la revista literaria de la Universidad de Guadalajara. En este caso un preámbulo largo no es favorable, así que me limito a dejarles el link del podcast, donde podrán escuchar la burda voz de su…

Amante

Imagen

Disertaciones sobre materia y antimateria I

Imagen
La magnificencia de lo divino, lo intangible, adquiere proporciones titánicas al ser traducido por las manos humanas que buscan inconscientemente aprisionar algún dejo del aliento celeste en la madera, la piedra, el aceite o el oro con que elaboran sus ofrendas.
Al realizar la ofrenda, el hombre no repara en que esa misma inspíración divina que yace en su mente (ya sea real o fabricada, intuida e imaginada) hace trascender el objeto que en sus manos forja y lo eleva al rango de objeto sagrado. Un término por demás polémico, del que me gusta pensar en cómo, la sola intención, el fervor y la mente convierten un simple madero, tierra de colores o el aire en el estómago en percepciones, etéreas pero reales, de la sustancia divina (por paradójico que parezca, se trata de una sustancia inmaterial, por supuesto).

Ocasionalmente

Imagen

Armisticio - Juan José Arreola

Con fecha de hoy retiro de tu vida mis tropas de ocupación. Me desentiendo de todos los invasores en cuerpo y alma. Nos veremos las caras en la tierra de nadie. Allí donde un ángel señala desde lejos invitándonos a entrar: Se alquila paraíso en ruinas.

La hora

Yo peco.
Peco de verte mucho.
Peco de imaginarte y de verte demasiado,
mujer de mi prójimo
y mujer de  nadie.

Curioseo
entre los contenidos
de tu caja hospitalaria.
Esa en que se resguardan
no tus deseos sino los míos,
secuestrados ahí
por tu tímida condescendencia,
por tu atrevimiento inocente.

[Por tu sexo insinuado en el aire]

Atrapa
tu estática corporal
lo que de mí se desprende:
sudor y células muertas,
el líquido divino de mis suprarrenales.

Gira
una sombra danzante a tus pies
que conduce mi mirada
por tu cuerpo vibrante y ansioso.
Esa materia tuya
que de lejos me quema
y de cerca (imagino)
consume en una luz roja
mi cuerpo de polilla ciega
ávido,
febril,
insistente.

Nocturno difunto - Elías Nandino

Desde que despojado de tu cuerpo
te escondiste en el aire,
yo siento mi existencia más honda en el misterio,
como si mis manos, alargadas por las tuyas
inmensas en el cielo,
en levantado avance
ya tocaron la astronomía sin fin...

Estoy como en los ríos
que a pesar de correr sumisos a su cauce,
por su mortal marino abocamiento
también están ligados
a las aguas del mar donde se acendran.

Por la ventana que al morir dejaste
abierta en la penumbra,
he podido mirar
mi aventajada muerte
persiguiendo tus huellas espaciales,
y tengo la certeza de que me estoy rodando
indeteniblemente
en el hambre del vaso universal,
igual que el humo libre que la atmósfera atrae
y no puede, aunque quiera, regresarse a su lumbre.

Estoy seguro de que cada día
mi sangre que te busca, se evapora
ganando altura transformada en nubes,
y parte de mí
ya vuela en el espacio, emparentada.

Desde tu muerte, siento que te guardo
como un lucero íntimo
que medita en la noche de mi entraña,
disuelto como el azúcar en el orb…
Still no reason to be strong

Curiosidades

Había edictos, pregones (el primer pregonero, en 1524, se llamó Francisco González y arremetió contra los naipes y los dados, los portadores de armas de fuego, y contra los españoles que se atrevían a criar puercos en el centro de la propia ciudad de México) y hojas volantes, siempre que se requería...
Breve vistazo de Panorámica del libro en México de José Joaquín Blanco.

Rompecabezas I

Silente.
Ruedan los pasos cuesta abajo.
Duele.
Viene el viento azul.
Atraviesa.
La lujuria no encuentra la tapa de su ataúd.
Insomne.

Salmo del asco

Hoy canto el asco.

Hoy la oda es para los cuerpos en descomposición,
para las hordas amontonadas, pisoteadas.
Hoy levantan sus berridos los nonatos y los furibundos.

Hoy me vi en el espejo
con otros ojos.

Y con unos y otros
era el mismo yo al que veían:
uno raquítico, el otro obeso
éste pálido y enfermo,
aquél embebido en furia púrpura.

Hoy la sangre me tapa los oidos
y ni siquiera escucho la música
de mi ahogado canto.

Hoy canto el asco.

Sacrificium

Ofrezco esta carne.
Un cuerpo que se ataca,
unas manos que se estrangulan
y unos pies que precipitan al resto del cuerpo
hacia
las
rocas.

Pero no soy ojo de aguja ajena,
ni tú, el camello metafórico
que debe estrujarse dentro de mí.

No soy tu Vía Dolorosa
ni tu Puerta Dorada.
No soy tu san Pedro, ni tu hacha, ni tu parrilla.
No entres al cielo por mi, ni en mi nombre.

Si soy tu Gólgota y tus clavos,
y la Legión que te roe por dentro...

Encontronazo parte I

Para mí hay no una pequeña entrada en la selecta parcela de Dios. Debe ser más bien un oscuro túnel alumbrado por las luces del Adversario, el camino más corto para alcanzar los bienes de arriba. En todo se empieza desde abajo. Como decían los claroscuristas: La luz se manifiesta a través de las sombras. Sin Dios no existe el Diablo. Y sin el Diablo no existe Dios. Algo como la propuesta de Saramago, maestro: Entre más grande es Dios también es más grande el Diablo. Dios debe ser esa mezlca de sediento de sangre saramaguense y el Dios ojaldra y de humor negro de Montt. Seguro que es más temible que el Diablo. Las artimañas del Caído son de todos conocidas. Dios es dolorosamente impredecible, al grado de que a veces ni él sabe lo que hace o la razón para ello. Somos como las hormigas del Niño Dios, viviendo tras un vidrio que en realidad poco puede protegernos de sus súbitas ganas de pisar, quemar, ahogar algunos cientos de hormigas de cuando en cuando. Tampoco es esto una oda al Diab…

A cobrarse en un futuro no tan lejano

Quiero que quede, aunque sea en este lugar, que ni es lugar ni "es" siquiera, mi deseo futuro de irme a exiliar por mínimo un año a los gélidos bosques de Canadá. El dónde exacto es cuestión de buscarle un poquitín en un rato de ocio...uno similar a éste. Lo que quiero es ir, encontrar o construir una pequeña cabaña lo más alejado de la humanidad que sea sensato y posible. El menú será proporcionado cada día por la vecina naturaleza. Lujos innecesarios quedarán estrictamente prohibidos. Esto no es una invitación. Sí, lo siento. solamente quise presumir y dejar asentado en algún lado mi autocompromiso con esta empresa. De hecho mi única compañía planificada para el año de ascetismo será un perro. Sí, 234058 veces mejor compañía que cualquier ser humano habido o por haber. La raza por el momento me es indiferente, aunque debo reconocer mi preferencia por los perros grandes. Los perros pequeñitos son mariconerías que no sirven en el mundo real. Dependerá de lo que la marea de los…

Ni hablar

Ni hablar. Ha sido más que un espejismo, y sin embargo me ha golpeado más fuerte que una piedra en el ojo. 
Ni pensar ya en las posibles soluciones. En las maneras de escurrirme por el patio, saltar al vacío y ser atrapado por los brazos titánicos del camión de la basura. Me siento. Te cierro la puerta en la nariz. De un puntapié, pues ya se había señalado que me senté primero. Y desde esta posición arrojo la colilla por la ventana, con precisión bárbara pero que no figurará en ninguna epopeya. Sigo sentado y la camisa de pronto quiere asfixiarme y me la arranco vomitando los botones. Los ojos cansados de la cama me hacen pensar en mis propios ojos, rojos, espirales, en plena alucinación. Un  placer discordante me resultó el sacar el banjo viejo de debajo de la cama insomne y arañar algunas letras en su vientre. Primero reticente luego supo dejarse derretir sobre mis rodillas. Entre el gorjeo de agua y metales creo escuchar que llamas a la puerta y un súbito coraje me llena hasta los b…

Everything is a Remix por Kirby Ferguson

A continuación les comparte un no tan reciente hallazgo afortunado en este truculento mar ciberpendejadas. Los siguientes videos forman parte de la creciente serie Everything is a Remix creada por Kirby Ferguson. Como su nombre lo indica, los videos hablan sobre cómo todo lo que vemos, conocemos, oímos y disfrutamos está realizado en base a muchas cosas que le precedieron e influenciaron. Vale muchísimo la pena tomarse el tiempo de ver los videos ya que el trabajo de investigación y presentación es buenísimo. Esto sin contar que se quedarán boquiabiertos con más de uno de los ejemplos que verán a continuación.
Sin más les dejo los videos. La parte uno habla sobre la música, sobre todo ejemplos de canciones de Led Zeppelin tomadas del folklore bluesero de antaño. Las segundas partes se adentran más en la industria fílmica y cómo todo todo todo es una combinación de escenas, tomas, y argumentos preexistentes. La maestría está en saber hacer algo grande con todos los pequeños componentes.…

Desprendimiento del hipotálamo - Coescrito con Ebasteb

Desliza, esas ramas tuyas, hasta mi garganta.
Sorpréndeme mirando el cielo sucio
y anhelando el cariño helado de la muerte en la montaña.


Haz que no quiera irme, que quiera seguirte, dame una tercera pierna, no me importa mucho a quien se la quites.


Pronto el arrepentimiento hará de mi una presa.
En mi mente los rostros, los ojos, las demás piernas que antes he tomado de otros para tí.
El tiempo, redentor de los pecados me ofrece la espada tierna y dulce, invitándome.


Tus dedos deslizantes por mi columna son el rastro del agua que dejó el cauce, ahora seco. 
Regálame tu saliva de nuevo, para que se pueda nutrir porque, ¿qué es de el cauce sin agua?, ¿qué es de mi cuellos sin tus dientes?
¿Qué sería de mis senos sin los ojos que los miran?


Nada.
Porque al final de las horas, de los roces, de los ahogamientos me queda sólo la evanescente idea de algo que se posó sobre mi frente.
Tal vez tu talón, mientras yo yacía sin fuerzas, reincorporándome al medio.


Ojalá vinieras, y me dejaras como yo te dejé.…

Canonicemos a las putas de Jaime Sabines

Santoral del sábado: Bety, Lola, Margot, vírgenes perpetuas, reconstruidas, mártires provisorias llenas de gracia, manantiales de generosidad.


Das el placer, oh puta redentora del mundo, y nada pides a cambio sino unas monedas miserables. No exiges ser amada, respetada, atendida, ni imitas a las esposas con los lloriqueos, las reconvenciones y los celos. No obligas a nadie a la despedida ni a la reconciliación; no chupas la sangre ni el tiempo; eres limpia de culpa; recibes en tu seno a los pecadores, escuchas las palabras y los sueños, sonríes y besas. Eres paciente, experta, atribulada, sabia, sin rencor.


No engañas a nadie, eres honesta, íntegra, perfecta; anticipas tu precio, te enseñas; no discriminas a los viejos, a los criminales, a los tontos, a los de otro color; soportas las agresiones del orgullo, as asechanzas de los enfermos; alivias a los impotentes, estimulas a los tímidos, complaces a los hartos, encuentras la fórmula de los desencantados. Eres la confidente del borracho…

Pizza de cochinita

Desmotivaciones que no atino a desvanecer.  Parece que apenas estoy reconociendo  las texturas del mundo que me aprisiona como si mi piel apenas supiera de sus capacidades  sensoriales.
Y parece poca cosa que con el rodar de mis rodillas, (pausa para enfatizar o matar la cacofonía...) rutilantes las rótulas rotas me vea aún tratando de cruzar el umbral de mi pirámide, mi claustro, mi prisión el relicario en que fui sellado.
Carambola 1: puño, corazón, rostro. Otra: rostro, hígado y gónadas. Ningún "tilt" anuncia el premio escupido por la máquina torpe y babosa, tambaleante, hambrienta de más monedas incrustadas por el orificio dispuesto por el Señor en su gran sabiduría  para ello.

Personajes de obra

El dedo alzado
reclamando fama y decadencia.


                                                   Dios a través de su molacha sonrisa
                                                   silba como pajarillo inocuo.


                                                                                                       La botella de vino,
                                                                                                       torpemente dejada en la orilla de la mesa


La sangre se aleja del dedo,
cada vez más blanco
los otros lo imitan y
el gesto acusador se convierte
en súplica.


                                                El vientecillo vivo desciende
                                                agita los vellos ralos del dorso
                                                de una mano blanca
                                                recién fallecida.


                                                                                                       Una ligera brisa y la bot…

Oración matinal

Células desintegrándose
gránulos de tu ser que se evaporan
con el roce de mi carne
Y tu pensamiento, ya sin soporte material
revolotea
como asquerosa paloma.

Corta, rápido, de un tajo
sin que quede mancha que testifique
la
oración
matinal.

Frascos vacíos
no me quedan...la mayoría la llené con órganos y sal;
una con perfume barato,
por si un día se ofreciera un disfraz olfativo también.

Ya sólo quiero que me hables murmurando
tu voz como de reversa, como claxón enfermo...sí, me enferma.

Revivifivificador

Vengo a venderle a este pobre diablo (yo, claro) lo que a mi me ha hecho falta: Fladuficación. Tan simple como eso. Un par de gotas le asegurarán a usted, infeliz ser que vagabundea bañado en el caldito de la basura, incontables horas de fluidez espontánea e imparable. Como grifo abierto su ser se deslizará entre las capas de esta burda dimensión. ¿No le gusta la idea? Eso pensé.  Deje que el efecto revivifivificador de ésta sustancia (que sólo Dios o el Diablo saben qué coño contiene) le mate todas las garrapatas que trae colgando de la pobre piel del cráneo, chupándole el encéfalo. ¡Sí, esas! Por favor, claro que nadie es tan torpe sólo de nacimiento, un empujoncito lo llevará a probar nuevos límites ya sea hacia arriba o hacia abajo. Ahora que si lo que busca usted, podredumbre errante, es algo de acción inframolecular, patafísico y intermultisensorial, venga aquí y présteme su oreja. Deposítela en la charola, por favor. Porque no la necesitará allá a dónde mi mezcla exacta de irorios…

Razón e Instinto

El suicidio de la Razón. La prevalencia del Instinto.
El suicidio de la Razón.

¡El suicidio de la Razón!
¿¡Por qué diablos no mueres, maldita!?

Few things in life...

Gránulo de materia divina que cae despreocupada sobre mi piel inadvertida, despertándola a una sensación sobrecogedora de ardor y deseo.
Que nos consuma, pues.